Los nuevos dispositivos de Apple evolucionan, pero no revolucionan

Anunció tres nuevos teléfonos con un procesador apto para la realidad aumentada y la inteligencia artificial. También un reloj que toma un electrocardiograma en 30 segundos.

Ya no hay revoluciones tecnológicas, sino pequeñas evoluciones. Esa es la sensación que queda tras la presentación de los nuevos productos de Apple.

El nuevo campus de la compañía en Cupertino (California) fue el escenario en que Tim Cook, el CEO de Apple, presentó los nuevos productos. Comenzó con un nuevo Apple Watch, llamado Series 4, ya que es la cuarta actualización que tiene el accesorio. Saldrá a la venta el 21 de septiembre por US$ 399.

Hablaron de su pantalla de mayor tamaño (32% a 35% más grande que modelos antiguos) porque ocupa los bordes, pero lo que más llamó la atención fue su uso en el ámbito médico.

Jeff Williams, director de Operaciones de la compañía y el segundo a bordo, destacó la función que permite realizar un electrocardiograma en 30 segundos, y que ya fue aprobado por la FDA. Se realiza con un sensor ubicado en la parte trasera del reloj y requiere que el usuario ponga su dedo índice en la corona para iniciar la medición.

Así Apple se suma a la tendencia que han seguido otros dispositivos, como el teléfono Samsung Galaxy S9, que permite medir la presión arterial.

Esta preocupación por la salud también se relaciona con otra de sus características: un detector de caídas que utiliza dos sensores, el giroscopio y el acelerómetro. Si la persona no se mueve en un minuto, el reloj llama a los números de emergencia ya definidos.

Pequeños avances

Luego Tim Cook develó los nuevos teléfonos. Son tres: iPhone XS (desde US$ 999); iPhone XS MAX (desde US$ 1.099), con una pantalla de mayor tamaño, y el iPhone XR, el más económico (desde US$ 749) debido a su pantalla con tecnología LED y una cámara simple.

Los dos primeros son de la gama más alta y una evolución del iPhone X, que se dio a conocer el año pasado.

“En estos lanzamientos ya no vemos algo que marque la diferencia. Antes uno esperaba innovación y que esa innovación la presentara primero Apple, pero ahora ves que sus funciones y características ya las han sacado otros con mucha antelación”, dice Jorge Pavez, jefe de Innovación y Desarrollo de la U. Mayor.

Aun así, destaca las mejoras en el procesador de los tres aparatos, que permite utilizar la realidad aumentada. Esta característica fue presentada con un juego en que tres personas -cada una con su teléfono – podían disparar a naves que parecían salir de una mesa de centro ubicada en el escenario. Otra aplicación permitía llevar las estadísticas de una persona jugando básquetbol al apuntarla con la cámara del celular. Automáticamente el dispositivo calculaba los intentos y los puntos buenos al reconocer cuando el balón entraba en la canasta.

Gran parte de estas mejoras se deben al procesador A12, que además permite correr las aplicaciones 30% más rápido y optimiza el reconocimiento facial que desbloquea el teléfono. La duración de la batería es mayor en cada uno de los tres dispositivos.

En los dos teléfonos de gama alta se incorpora sonido estéreo y una cámara que, combinada con inteligencia artificial, permite cambiar la profundidad de campo una vez tomada la fotografía.

“El lanzamiento era bastante esperable. Era lógico que lanzaran un teléfono de mayor tamaño y otro apuntando a un público más masivo con una pantalla diferente llamada Liquid Display. Apple también se suma a la tendencia de usar la inteligencia artificial, la que se emplea para mejorar fotografías o crear aplicaciones que tomen sus propias decisiones”, dice Daniel Pollak, gerente general del servicio técnico MacGarage.

Aún no hay fecha para la llegada de los teléfonos a Chile.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *