Los creadores de Windows 8 revelan sus más íntimos secretos

Windows 8 supone un cambio radical en el sistema operativo más utilizado del mundo y que está instalado en 1.300 millones de computadores.

Lo que cambia aquí es el “cerebro” de las máquinas, el sistema operativo, el que se encarga de facilitar la vida del usuario cuando tiene que relacionarse con un computador, una tableta o un poderoso servidor.

Según Antoine Leblond, vicepresidente corporativo de Windows Web Services en Microsoft, el cambio es tal que rompe con una tradición que se remonta desde el antiguo Windows 95.

Todo esto se debe a que las pantallas táctiles ya están en los celulares, las tabletas y ahora también en los computadores de escritorio. “Esto lleva a un cambio fundamental en la forma en que se diseña la interfaz de usuario, tan sólo comparable con la aparición del mouse “, dice Leblond, en el marco de TechEd Europa 2012, evento que congregó a seis mil desarrolladores y a 220 periodistas de distintas regiones del mundo. Allí Microsoft mostró los secretos de su sistema operativo.

De ahí la importancia que tiene la nueva propuesta de Microsoft, que está cambiando el antiguo paradigma del mouse y el teclado para hacerlo todo, dándole ahora realce a lo táctil, pero sin dejar de lado la antigua forma de usar un PC.

“El dedo te permite apuntar, moverte entre páginas con facilidad al hacer un gesto de deslizamiento, pero el mouse y el clic te dan más precisión”, dice Chaitanya Sareen, quien lidera el equipo de experiencia de usuario de Windows 8.

Según Sareen, el sistema operativo está construido para usar gestos con los dedos que generan interacción con la máquina. Hacer zoom con dos dedos, minimizar una aplicación y ocultarla deslizando el dedo hacia abajo y luego hacia la derecha, etc.

“Los bordes y las esquinas son muy importantes”, aclara Sareen. Desde ahí aparecen menús contextualizados que normalmente permanecen ocultos para que la aplicación se tome toda la pantalla y la experiencia sea más inmersiva. Y esos menúes de configuración no son siempre los mismos, cambian según la aplicación.

Existe una mayor interacción entre los programas y el sistema operativo, explica Sareen, lo que facilita , por ejemplo, mandar a imprimir desde el navegador haciendo un par de gestos con los dedos.

También hay mayor relación entre los programas. Lo demostraron con una foto del Presidente Obama desplegada en un sitio web de noticias y que con un par de gestos fue transformada en un juego de puzzle a través de la aplicación Puzzle Touch.

No más botón de inicio

Uno de los cambios más radicales es la desaparición para siempre del botón “Inicio”, donde se podía ver el panel de control o la lista de programas. En Microsoft llegaron a la conclusión de que las personas lo usaban cada vez menos, porque cargaban los íconos de los programas en la “barra de tareas” que está en la parte inferior de la pantalla.

En Windows 8 hay una pantalla de Inicio llena de tiles (baldosas o mosaicos), que son pequeños cuadrados de colores que representan las aplicaciones y que van entregando información fresca de lo que pasa con ellas, explica Sareen. Puede ser el informe de tiempo, los mensajes que llegan por las redes sociales, noticias o los correos electrónicos, entre otros.

“Windows te está susurrando a través de las tiles “, dice Sareen. De hecho es tanta la información que entregan éstas en la pantalla de inicio que uno perfectamente podría decir “Muéstrame tu pantalla de inicio y te diré quién eres”.

Al eliminar el botón Inicio, se le dio más realce a las búsquedas. Esta opción permite encontrar contenido primero al interior de las aplicaciones, luego en el computador o en servicios en “la nube” y también en la web.

Según Sareen, este Windows 8 fue concebido tanto para consumir contenidos, como para crearlo. Su mensaje, y el del resto de los desarrolladores, es que la experiencia del usuario será más rápida y fluida, y que con Windows 8 instalado en las tabletas no va a ser necesario tener también un notebook, ya que uno solo es capaz de hacer todo.

Ted Dworkin, director del equipo encargado de Windows Store, mostró cómo serán las nuevas aplicaciones en este sistema operativo. El usuario acostumbrado al Windows de toda la vida podrá seguir usando el escritorio tradicional y correr casi las mismas aplicaciones que funcionan, por ejemplo, en Windows 7. Pero también existirá una nueva familia de aplicaciones llamadas “Metro Style”, que tienen un diseño especial, “más bellas e inmersivas”, según Dworkin.

Por primera vez Windows integrará una tienda de aplicaciones en el sistema operativo, donde los programas son pensados como el eje de la interacción con el usuario. Las aplicaciones se podrán adquirir en la tienda (por ahora la mayoría es gratis). Antes serán revisadas por un grupo especializado que velará para que sean seguras para el equipo y también para la familia, explica Dworkin.

Cada una tendrá una breve descripción, pantallazos y un puntaje asignado por otros usuarios, además de detallar qué permisos del sistema necesita, por ejemplo: “Utiliza la cámara, se conecta a internet”.

Las aplicaciones optimizadas para la interfaz Metro (App Metro Style) deben cumplir ciertos requisitos. Por una parte, eliminan o reducen el tamaño de los marcos para enfatizar el contenido. Eso pasa, por ejemplo, con la versión nueva de Internet Explorer, en que la página web se toma toda la pantalla. Además, estas aplicaciones deben ser livianas y rápidas de ejecutar.

También tendrán que notificar al usuario cuando algo importante suceda. Esto se ve en la página de inicio, donde los tiles mostrarán información al instante, como por ejemplo cuando se recibe un correo o alguien quiere chatear con el usuario.

Muchas de estas aplicaciones se integrarán con Skydrive, el disco duro “en la nube” de Microsoft, lo que permitirá a los usuarios mantener en internet archivos pesados o aquellos que quieren tener en todo momento disponibles, independiente del equipo que usen.

La estrategia de Microsoft es poblar rápidamente la tienda con la más amplia variedad de programas. Para eso hizo una apuesta agresiva: mientras la mayoría de la industria ofrece el 70% de las ganancias al desarrollador de la aplicación, Microsoft les ofrece hasta el 80% si es que la aplicación es un hit. Un trato que puede convencer a los programadores para crear aplicaciones en esta plataforma y que, a la postre, puede ser la clave del éxito de Windows 8.

Rapidez al iniciar, sencillez al reparar

En la conferencia, Bill Karagounis, a cargo del grupo de Performance de Windows, mostró cómo funciona Windows 8 “por dentro”. Encendió un computador Asus, nada de poderoso, y tardó sólo ocho segundos desde que apretó el botón de encendido hasta que la pantalla inicial se desplegó, mostrando la hora, los mensajes sin revisar y si hay una conexión a internet habilitada. Al hacer un gesto con el dedo, otra ventana muestra el lugar donde el usuario ingresa su contraseña de seguridad.

Una buena noticia para los usuarios que no piensan renovar su computador es que Windows 8 tiene los mismos requisitos de hardware que su antecesor, Windows 7. Sin embargo, en las pruebas quedó demostrado que el nuevo sistema operativo hace un mejor uso de la memoria.

Windows 8 vendrá con Windows Defender, un antivirus gratuito que protege el equipo segundo a segundo. Otra característica novedosa que mostró Karagounis es “Refresca tu PC”, función que se puede usar cuando el usuario siente que el computador anda lento. Al apretarlo, el computador restaura el sistema operativo como si estuviera recién instalado, pero conserva todos los datos y las aplicaciones del usuario.

Para casos más extremos, la opción “Resetea tu PC” deja el computador como salido de fábrica, sin aplicaciones, ni datos. En su demostración Karagounis tardó 2,4 minutos en resetear su computador y dejarlo listo para usarlo de nuevo.

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *