Plataforma chilena identificará la dificultad respiratoria con inteligencia artificial


Alexis Ibarra O. en El Mercurio


Una llamada de voz permitirá detectar en forma automática y temprana la dificultad respiratoria o disnea, uno de los síntomas que presentan aquellos que desarrollan una forma grave de covid-19

Esto será posible gracias a un desarrollo científico chileno que mezcla reconocimiento de voz e inteligencia artificial para detectar, incluso, leves cambios en la voz de los pacientes.

«La disnea no solo está asociada a covid-19, sino a enfermedades como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y a cuadros agudos de otras enfermedades infecciosas que causan pulmonía», explica la doctora Laura Mendoza, broncopulmonar y académica del Hospital Clínico de la U. de Chile e investigadora en este proyecto.

En él trabaja con Néstor Becerra, académico e investigador de la U. de Chile, quien cuenta con una larga experiencia científica en el área de reconocimiento de voz. Para este sistema automatizado ya ha reclutado a pacientes con EPOC y a otros voluntarios sanos para entrenar el sistema de inteligencia artificial.

«El mecanismo de entrenamiento es similar al de diagnóstico. Se te hace una llamada telefónica y una grabación te pide hacer ejercicios vocales», dice Becerra.

Funciona así: una voz femenina solicita hacer tres ejercicios, cada uno con una repetición. En total son seis vocalizaciones.

El primero consiste en tomar aire y decir «ae, ae, ae» repetidamente hasta que se agote el aire. El segundo es similar, pero con «sa-sa-sa». El tercero pide contar de una sola vez y sin parar hasta 30, lo más rápido posible. En total son cerca de 10 a 12 minutos dedicados a la llamada.

La lógica que hay detrás, dice Becerra, es que cuando se está agitado, al hablar la voz no se emite de la misma forma que cuando se está en reposo. Con la disnea pasa lo mismo, pero puede ser más sutil. «La inteligencia artificial aprende a encontrar esos sutiles cambios y a identificar a estos pacientes en forma temprana. Así, los centros hospitalarios pueden hacer seguimiento de pacientes crónicos cuyos cuadros se han agravado, las empresas pueden diagnosticar a sus empleados que trabajan expuestos a malas condiciones ambientales, etc».

Esta tecnología podrá emplearse de dos formas. La primera es con una llamada de voz automatizada en la que una grabación interactúa con el paciente. La otra es mediante una aplicación web a la que el mismo paciente puede acceder desde su smartphone .

El sistema de inteligencia artificial analizará las vocalizaciones de los pacientes y usará una escala mMRC que califica la disnea de 0 a 4, siendo 0 una persona totalmente normal y 4 el equivalente a alguien que pierde el aliento con solo vestirse. «Este puntaje se entrega a los pocos segundos y lo más probable es que se le haga llegar al facultativo tratante o al encargado en el Ministerio de Salud, según el caso», dice Becerra.

Control de síntomas

«Esto tiene mucho potencial. Por ejemplo, el Ministerio de Salud podría programar llamadas periódicas a las personas que tuvieron un diagnóstico de PCR positivo, para ir chequeando su estado de salud. Y esto sin gastar demasiado, porque es un sistema completamente automatizado», agrega.

La doctora Mendoza, en tanto, habla de su potencialidad para el control y diagnóstico de pacientes con otras patologías. «Por un lado podemos diagnosticar disnea en pacientes que no saben que la padecen, para luego determinar su causa. También podemos detectar problemas de un paciente fumador con EPOC de forma temprana para, así, tomar medidas correctivas como el cese inmediato del hábito de fumar o la realización de ciertos ejercicios, lo que mejora su condición una enormidad», dice.

Esperan finalizar el proyecto en abril de 2021.

Post Author: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *