“Chema” Alonso, el hacker al que nunca conquistó el “lado oscuro”

jueves, 07 de septiembre de 2017

Alexis Ibarra O.
El Mercurio

Fue la cara visible del ataque del virus WannaCry a Telefónica y ahora evangeliza sobre Aura, un revolucionario servicio que “aprende” de los datos de los usuarios y les ofrece soluciones usando reconocimiento de voz, Big Data y servicios cognitivos.

Jose María “Chema” Alonso es uno de los hackers más reconocidos del mundo. Su característico gorro, sus poleras llamativas y su computador portátil lleno de autoadhesivos podrían ilustrar en un diccionario la palabra hacker .

-¿Debes tener muchos gorros?

“Es siempre el mismo. Me lo puse para el lanzamiento de Windows Vista en 2008 y a la gente le hizo gracia. Antes iba a las conferencias disfrazado de Gimli (el enano de “El señor de los anillos”), de Cazafantasmas, etc. A veces voy a sitios en que es puro verano y pregunto: “¿Tendré que ponerme el gorro?”, y la gente dice “sí, sí”. Es mi marca personal. Entendí que para las personas verme sin gorro es como ver a Kiss sin la cara pintada”.

El español de 42 años es Chief Data Officer (CDO) de Telefónica; en otras palabras, el “guardián” de los datos de la empresa y de sus usuarios. Está en Santiago para participar en una serie de actividades. Una de ellas fue su charla en el Summit País Digital 2017: Transformación digital, donde habló sobre la Cuarta Plataforma, un servicio de Telefónica en que se mezclan Big Data e inteligencia artificial.

Los que siguen su trayectoria lo conocen como “El Maligno”, el joven que armó su empresa y la vendió a Telefónica. El que mantiene el blog “Un informático en el lado del mal” y viaja por el mundo dando conferencias.

Se define como un hacker , pero no como el que se introduce en servidores o crea virus, sino “como una persona que busca entender cómo funciona la tecnología y que va un paso más allá. Nunca hice nada fuera de la ley, ni cuando era pequeño”, aclara.

Lo de maligno y el lado del mal se deben a que trabajaba con corporaciones y para la comunidad hacker era como trabajar para el demonio. “En una conferencia, un chico me dijo que yo era el maligno disfrazado de John Lennon y me causó gracia”, y aclara de inmediato: “Soy un amante del software libre”.

“Mi pasión comenzó a los 12 años tras ver la película Tron. Los protagonistas son programas de computadores y sus dioses son los programadores. Yo quería ser uno de ellos. Me metí a una academia de barrio que tenía una publicidad que decía “La informática es el futuro”. Aprendí programando Basic”.

Luego participó en el concurso “Las jóvenes promesas de la computación”, que organizó una radio. “Quedé seleccionado para representar a Madrid, pasé varias fases, no gané, pero me dieron un computador. A los 13 años monté una empresa con Rodol, un amiguete que tenía 15”. Esa empresa, llamada Informática 64, cambió de nombre a Eleven Paths cuando pasó a manos de Telefónica, en 2013. “Y ahí sigo con mi amigo Rodol a escasos 10 metros”.

“Chema” está hace años abocado a desarrollar Aura, que estará disponible en Chile en febrero de 2018. “Lo que hacemos es habilitar canales de interacción basados en servicios cognitivos”, dice.

La plataforma reconoce lo que el cliente quiere decir desde un chat , desde una orden verbal o desde un menú, por ejemplo. El usuario puede autoatenderse e interactuar con servicios. Entre otras cosas, puede decirle a Aura que le recomiende películas, grabe series, ayude a configurar su router o a revisar sus datos de facturación.

“Para eso tiene que conocer tus datos, interactuar con los servicios de la empresa, aprender a reconocer el acento chileno y entender cuál es la intención tras la orden que le das”, dice “Chema”.

El golpe de WannaCry

En mayo de este año, su nombre cobró más notoriedad por la infección de WannaCry que afectó a Telefónica y a muchas otras empresas, varias en Chile. Tuvo que interrumpir sus vacaciones.

“Parece que la imagen de Telefónica y su seguridad está muy ligada a mí. Cuando pasó esto la gente quería saber cuál era mi opinión. Los compañeros de seguridad se hicieron cargo del tema, solo nos afectó en un segmento de la red, lo arreglamos y lo parchamos. Pero además compartimos todo nuestro conocimiento, ya que hicimos ingeniería inversa del malware y compartimos esa información con la comunidad. Las primeras herramientas para detectarlo y para recuperar la información nacieron de Telefónica”, dice, y agrega que aprendieron la lección.

Hoy, precisamente, él inaugurará el Centro de Ciberseguridad de Telefónica en Chile, el más grande de Latinoamérica.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *